Sacramentos


Bautismo

Es el Primero de los 7 Sacramentos, su función es limpiarnos del principal pecado cometido por el ser humano, así como de cualquier otro cometido hasta ese momento ( Hc. 2. 38 ) también nos da, el Don del Espíritu Santo. Lo puede recibir cualquier persona, independientemente de la edad que tenga, tal y como ocurría en los primeros tiempos del cristianismo (C.I.C. 1247).

Confirmación

El segundo Sacramento, recibe éste nombre porque Confirma y Refuerza la Gracia del Bautismo. Durante la Confirmación se unge con el Santo Crisma (mezcla de aceite de oliva y perfumes, consagrados durante la Misa Crismal) a quien está recibiendo éste sacramento. ( C.I.C. 1.289, Hch 10. 38 ).

Gracias a la Confirmación, se recibe la efusión del Espíritu Santo, y gracias a él, se adquiere una mayor capacidad para el crecimiento espiritual (C.I.C. 1.302-1.304, Lc. 24. 48,49 ).

Eucaristía

Es el memorial perpetuo del sacrificio de Cristo en la Cruz ( para salvarnos ). Fue instituida la misma noche en que fue entregado ( 1 Cor. 11. 23,26 ) . Ha recibido muchos nombres a lo largo de la historia: Eucaristía ( Acción de Gracias, en griego antiguo ), Misa ( Despedida, en latín antiguo ), Fracción del Pan, Celebración Eucarística, Santos Misterios, Santísimo Sacramento del Altar, Sagrada Comunión, etc.

Éste Sacramento, tiene como función principal, darnos el Alimento Espiritual ( C.I.C. 1392 ) que necesitamos para crecer espiritualmente ( C.I.C. 1392 ), y poder, vivir la vida como un cristiano.

 

Reconciliación o Penitencia

Su función es la de perdonar los pecados cometidos después del bautismo. Gracias a él, nos reconciliarnos con Dios, a pesar de las maldades ( pecados ) que hayamos cometido hasta el momento de la administración del Sacramento.

Es necesario un arrepentimiento sincero, o de lo contrario, podría denegarse “Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan ” (Jn 20. 23) hasta que se reparen los graves daños causados (si fuera posible). En éste versículo, se describe de forma clara y sencilla, el enorme poder que tiene este sacramento, para acercarnos a Dios.

 

Unción de los enfermos

Se llama así, al acto de ungir ( poner un signo sagrado ) a los enfermos. Durante la aplicación del Sacramento, se imponen las manos, se unge con oleo sagrado al enfermo y se ora por el enfermo ( C.I.C. 1519 ).

Éste Sacramento lo puede recibir quién esté en peligro de muerte, por enfermedad o vejez, pero no es imprescindible (C.I.C 1514) que esté en esas circunstancias. Se puede recibir más de una vez (C.I.C 1515), y si las circunstancias lo permiten, debe ir precedida de la confesión individual del enfermo (C.I.C 1517).

 

Orden Sacerdotal 

Es el Sacramento que transmite ( C.I.C 1536 ) la misión confiada por Cristo a los Apóstoles: “id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado… ( Mt. 28. 19,20 ).

Tiene 3 grados: episcopado (obispo), presbiterado (sacerdote) y diaconado (diacono).

 

Matrimonio

Éste Sacramento es aplicado al hombre y a la mujer, que han decidido, vivir, en íntima comunión ( con unión ) de vida y de amor entre ellos ( C.I.C. 1601 y 1603 ; Mt. 19. 3,11 ).